Domingo, Mayo 28, 2017
Blog Las Diez metas de “Increíbles y comestibles”
Viernes, 28 Diciembre 2012 15:13

Las Diez metas de “Increíbles y comestibles”

Escrito por 
Valora este artículo
(7 votos)

Vimos en el artículo “Sírvase, es gratuito” una actividad interesante para los bancos de tiempo.

Se trata de aprovechar los espacios públicos para cultivar frutas y verduras, y compartirlos luego gratuitamente con todos.

 

Estas son las Diez metas del movimiento “Increíbles y comestibles”:

  1. Construir escuelas con visión de futuro que lleven los alimentos en su corazón.
  2. Transformar los edificios de sanidad pública mediante plantas comestibles y árboles frutales como parte integrante del diseño y el espacio de trabajo.
  3. Presionar a los poderes públicos para que liberen las tierras para el cultivo de alimentos.
  4. Planificar para alimentar: apoyar la producción local de alimentos mediante un sistema de planificación que localice todos los lugares donde se cultiva.
  5. Hacer que el cultivo sea un indicador de bienestar para los servicios públicos.
  6. Insistir en que todos los nuevos hogares cuenten con espacio para el cultivo.
  7. Todos los propietarios de viviendas deben encargarse de habilitar un espacio para el cultivo en sus casas.
  8. Fomentar la compra en el mercado local: esto implica un apoyo a los productores y agricultores locales y colabora con la relocalización de los subsidios.
  9. Luchar para que las entidades públicas, tales como escuelas y autoridades sanitarias, prioricen la adquisición de alimentos locales.
  10. Invertir en técnicas de producción de alimentos para el futuro. Todo graduado, diplomado, cocinero, técnico, agricultor y productor de alimentos va a resultar imprescindible.

Artículo relacionado: "Sírvase, es gratuito"


 

 

Y tú ¿qué principio compatible con los de los bancos de tiempo añadirías a estos diez?

Añadir comentarios

Gente en la conversación

  • Invitado (Julia)

    Permalink

    Fantástico, hay que empezar a cambiar esta sociedad, y esta idea es maravillosa, entre muchas otras, tenemos que ser optimistas y dejar de hablar de crisis y ponernos manos a la obra.
    Lo que sigo sin entender es porque en las escuelas no se enseñan cosas tan importantes como la agricultura, en fin, seguimos en un mundo donde la competitividad es lo que prima.