Lunes, Noviembre 20, 2017
Blog ¿Morir por bala o por cáncer?
Viernes, 23 Enero 2015 16:05

¿Morir por bala o por cáncer?

Escrito por  Sergio Garcia
Valora este artículo
(3 votos)

Hace unos días, estaba redactando la carta para felicitaros el nuevo año 2015, queridos Cronobankers...,

...cuando recibí un mensaje audio de mi madre desde París que decía:

 

Hola Sergín, no sé si lo has oído pero ha habido un atentado aquí en París al lado del hospital en el cual estaba esta mañana. El taxista es quien me lo ha dicho mientras salía: “¡Corra Señora García que están pasando cosas muy graves y la policía está cerrando todas las calles!” Quería decirte que no te preocupes porque estoy bien… estoy bien por los resultados de los exámenes y por lo que está pasando aquí. Un besito.”

 

 

 

Qué ironía de la vida pensé

 

Tras dos años mi madre supera un cáncer grave de huesos y, sabiendo que una bala de kalashnikov mata a una persona hasta 2 km de distancia, podría haber muerto en un atentado en el cual no tiene nada que ver.

 

Se me fueron las ganas de escribir “Feliz año 2015”.

 

Mientras empecé a mandar “Yo soy Charlie” por todas mis redes, una de mis amigas sorprendentemente me contestó:

 

 

“Yo soy el/la/los terroristas”


 

 

¡Vaya bruta! pensé. ¿Cómo se atreve a decir eso en tales momentos? Menos mal que la conocía bien,  porque tranquilizandome comprendí el mensaje que realmente estaba mandando y lo que quería despertar en todos nosotros con su peculiar “delicadeza”.

 

Yo pensaba en mi madre, otros en el policía caído, muchos en los 11 periodistas muertos y en la libertad que se intentaba asesinar. Pero mi amiga nos lanzaba la pregunta siguiente: ¿Qué ha hecho elegir a estos jóvenes terroristas la vía de la violencia y de la sangre? ¿Por qué no han seguido con sus vidas sin robar la de los demás? ¿Qué papel ha jugado la sociedad, la gente que les rodea, las dificultades familiares que han tenido, en la elección del fanatismo?

 

Y de pronto me sentí aliviado. Porque sabía que estaba en el buen camino. Con Cronobank, con el Banco del Tiempo Mundial y todos los bancos del tiempo en general, sabía que abrimos un camino de ayuda, de apoyo, de colaboración, de amistades entre todas las personas del mundo cualesquiera que sean su nacionalidad, su religión o ideas.

Porque eres diferente de mí, me aportas algo que yo no tengo, y enriqueces mi vida. No te quito nada, ya que cuando doy, recibo a la vez. Me da confianza y esperanza sobre la posibilidad de un mundo mejor, porque lo estoy construyendo yo,  AHORA.


Feliz 2015.

 

Dinos en los comentarios aquí abajo ¿qué deseas tú para 2015?

Más en esta categoría: « La verdadera Moneda
Añadir comentarios
  • No se han encontrado comentarios