Lunes, Marzo 27, 2017
Blog El verdadero propósito de los bancos de tiempo
Martes, 01 Enero 2013 12:49

El verdadero propósito de los bancos de tiempo

Escrito por  Javier bdtpalencia
Valora este artículo
(4 votos)


La economía y la estructuración nos encierran en falsos debates. El verdadero propósito de los bancos de tiempo es volver a tener confianza en la gente.

Los bancos de tiempo son unos de los temas de hoy en día de los que se puede decir de todo,  pues reúne partiendo de una proposición muy sencilla,  a todo tipo de personas, ideas y proyectos (o casi) bajo el pretexto del intercambio.

Cada banco de tiempo puede quizás ser simplemente el reflejo  de lo que somos actualmente. Lo que tiene de interesante en todo caso, es que sin imponer ni un dogma, ni un modelo de sociedad, permite una ampliación de una de las bases  de las relaciones humanas en los grupos sociales: el intercambio; y si se pone en tela de juicio el sistema  comercial actual no lo hace de forma deliberada.

Este último no es más  que lo que haremos de él…por supuesto.

 

 

Volvamos al intercambio, podríamos divagar sobre la historia y el sistema económico, tal como ha sido y tal como será, lo que no impide que sea un riesgo ver de cerca lo que sucede. Atreverse a experimentar el  intercambio de otra forma, atreverse a encontrar al otro, aquel que tal vez no pertenezca a la  misma clase social, al mismo club, que no tenga la misma opinión, es participar en un posible cambio de la sociedad y hay que darle un tiempo para ello, pues lo que viene del interior tiene más fuerza y acierto.

Es lógico también que este sistema pueda ser, si se usa, la puerta de la autonomía, basada en la responsabilidad que cada uno tiene frente al grupo y que, si en efecto, creemos en la evolución de una sociedad más equitativa, más humana, también podemos pensar que pase por el individuo y por su toma de conciencia.

Pero hay que poner en ello convicción y  energía. No basta con hablar de ello  y de compararlo al sistema económico actualmente implantado, ni de mediatizar los juicios  que han tenido lugar, desvíos posibles de este sistema.

Hay que desdramatizar, salir de la economía, para entrar en lo humano y crear confianza.

Es la palabra clave que tanto falta, y  la que determina el éxito de los bancos de tiempo, a partir de ahí, todo es posible, salvo cambiar un sistema por otro, pues no es posible. De momento…

Aportar sus ideas ecológicas, su amor a la vida, dentro del banco de tiempo y ser responsable de sus relaciones en los intercambios, porque con el otro, jamás dejamos de aprender.

 

El intercambio terapéutico

A veces, nos equivocamos, creemos poder cambiar el mundo y partimos del principio dominado-dominante que nos rige  desde hace siglos y damos lecciones de un supuesto “bienestar“ que al ser el reflejo de lo que somos, es la puerta abierta en los bancos de tiempo (no siempre) a este tipo de intercambios también.

Quizás el banco de tiempo no tenga interés en mantener el intercambio terapéutico porque de entrada desequilibra la relación y es un factor de dependencia, pero hay que darse un tiempo para hablar de ello…Es un tema más de reflexión, de debate….

Con el desarrollo de los bancos de tiempo tenemos todas las cartas en la mano y la oportunidad de reflexionar, de experimentar y de practicar antes que sea demasiado tarde, antes de que nos los prohíban.

 

Evitar falsos problemas

Podemos decir que es una oportunidad y que es el verdadero momento de disfrutar. La historia de federación de los bancos de tiempo, de imposición, de legalidad, de conversión, de valor monetario, en general todas las dudas que los bancos de tiempo se plantean (y los demás) no son más que falsos problemas porque se trata de individuos.

La dificultad que podemos encontrar al comprometerse en una relación, tiene que ver con que este modelo relacional supone un sobresfuerzo,  del cual  a veces no somos conscientes ya que, este cambio de valores desestabiliza.

Una vez más, se trata ante todo de confianza y también, no lo olvidemos, de la solidaridad que emana de ella.

Si los bancos de tiempo pueden sembrar en ese sentido, pues tanto mejor.

 

Françoise Faure, Banco de tiempo de la Cruz Roja – Lyon (Francia), mayo de 1997.

Traducido por Javier bdtpalencia

 

Dinos en los comentarios ¿qué se puede hacer  para que la gente encuentre al otro?

Añadir comentarios
  • No se han encontrado comentarios